A MENOS DE UN AÑO DE LAS ELECCIONES ¿EL PRI RESURGIRÁ?

A menos de un año en que ya haya por las calles candidatas y candidatos buscando el voto ciudadano para asumir responsabilidades en el Congreso de la Unión tanto en el senado como en San Lázaro, lo mismo en las 11 presidencias municipales, los partidos políticos quintanarroenses están hechos bolas y no encuentran brújula que les lleve a buen camino.

En el Partido Revolucionario Institucional (PRI) las cosas no pasan por su mejor momento, ya que la falta de guía, el exceso de grillas internas, y los intereses de grupos son lo que manda hoy en el partido tricolor, con una dirigencia nacional encabezada por Enrique Ochoa que pareciera su única chamba es hablar mal de Andrés Manuel López Obrador que ponerse a trabajar en el partido.

 

En Quintana Roo por 40 años se habían tenido gobiernos estatales emanados del PRI y era este instituto el brazo político del gobernador en turno, el Comité Directivo Estatal del tricolor era el área en donde se operaban campañas y demás funcionamiento y manutención venían desde el aparato gubernamental, al quedarse sin gobernador los recursos monetarios obviamente dejaron de fluir y sin dinero no buscaron como avanzar.

 

En nuestra entidad el PRI en la pasada campaña para gobernador, congreso local  y presidencias municipales no estuvo en su mejor momento, entre el divisionismo en el tricolor, el permitir que personajes como Ulises Ruiz mangonearan y tomaran decisiones, sumado a tener militantes en la banca ignorados u operando en contra las cosas se pusieron todavía peor.

 

En su momento los miles de votos que sacara en las urnas el otrora candidato a gobernador del PRI Mauricio Góngora Escalante, era un capital político calientito y de haber asumido la dirigencia del tricolor poco después de la derrota, tal vez se hubiera mantenido un priismo cautivo sumado a los decepcionados que brincaron de barco y que a la mera hora no se les cumplió pero esto no pasó.

 

Siguieron transcurriendo los meses y el que siguió en su lugar fue Raymundo King de la Rosa, varios pensaban que después de perder las elecciones el tricolor el 5 de junio la renuncia del hoy dirigente era evidente, sin embargo esto no fue así, y los positivos que tenía el tricolor los mismos militantes los fueron convirtiendo en negativos.

 

Si bien era cierto se había perdido la gubernatura,  se tenía la mayoría de los municipios y un importante número de curules, tanto del PRI como de su Alianza con el PANAL y el Partido Verde, una vez que asume la titularidad del Legislativo el PAN en la persona de Eduardo Martínez Arcila en donde el PRI que se sentía seguro de tener el Congreso y que desde adentro sus militantes y “aliados” traicionaron al instituto político la moral se les fue de vacaciones a los tricolores.

 

Este golpe hizo que el PRI se quedara en el limbo y en el mismo congreso se empezara a dividir aún más, ya que sus diputadas como Leslie Angelina Hendricks Rubio y Candelaria Ayuso Achach, se les quitó lo priístas y fast track desconocieron cual doberman a su partido y líderes y se pusieron a las órdenes del jefe político estatal, en tanto el otrora priísta Juan Carlos Pereyra Escudero en una acción entre congruente con su carga de cinismo dejó su militancia tricolor y se volvió el diputado joaquinista más “independiente”.

 

A esta debacle se le suma la acción del otrora “aliado” Javier Padilla del PANAL se convirtió en aliado pero de los contrarios a su partido, y bueno esa historia de la conformación de la XV legislatura es más que conocida y desde ahí pareciera ser el desencanto llegó más fuerte a las y los priístas, en tanto las y los presidentes municipales emanados de la Alianza o bien se hicieron ojo de hormiga o emigraron al Verde Ecologista al ver que el PRI se hundía.

 

Por su parte las y los diputados federales del PRI se dedicaron en algunos casos a hablar mal del ex gobernador priísta, y otros más a buscar en el escenario nacional sus alianzas y sobrevivencias olvidándose de su partido y el futuro de este, así fue transcurriendo 2016.

 

Estamos por llegar al primer semestre de 2017 y las cosas en el PRI no han cambiado en mucho, por un lado vemos personajes como José Luis Toledo Medina, que buscaron en otras opciones partidistas un acomodo, lo cual al parecer les negaron, y en tanto ha tenido un enfrentamiento fuerte con su dirigencia, a la par de haber operado en contra o hacerse el desentendido en las campañas pasadas.

 

Vimos una caricatura de protesta y manifestación en Felipe Carrillo Puerto encabezada por Toledo Medina, que se quedó en el mucho ruido y pocas nueces, ya que vio que su fuerza era la que en el pasado le había dado Roberto Borge Angulo y por él mismo y solo ni convocatoria ni menos grupo político de fortaleza.

 

En tanto en el PRI hemos visto personajes de valía como Paul Carrillo de Cáceres guardado, sin asomarse, sin capitalizar todo el trabajo que dejara y que lo pusieron en la antesala a la gubernatura, y por esas omisiones el tricolor ha ido en declive.

 

Hemos visto muchas voces quejarse de que Raymundo King esté al frente del partido, sin embargo no hemos visto ninguna mano levantada que diga quiere esa dirigencia y que presente un proyecto real y alternativo para “enderezar” a ese PRI, todo ha sido la descalificación al todavía dirigente sin decir esta boca es mía y la solución sería la siguiente, no ha pasado de grillitas y luchas por el poder.

 

Sin embargo hoy ante la cercanía de 2018 vemos que varios se acordaron de ser priístas, ya que el reparto de candidaturas, posiciones y demás está cerca por lo que a algunos llegó a su memoria tienen un partido y este es el tricolor, buscando desempolvarse para seguir en la jugada.

 

Este martes uno de los cuadros más pensantes y distinguidos del PRI como lo es Gabriel  Mendicuti Loria, un personaje con hartas horas de vuelo y que sin duda en la pasadas elecciones no fue aprovechado, ni como parte del equipo de campaña del candidato a gobernador ni menos como candidato a la presidencia municipal de Solidaridad, actos que ya sabemos como terminaron.

 

 

Mendicuti personaje claro y que dice las cosas de frente aunque incomode dio su última advertencia al tricolor y envío una misiva al presidente del PRI nacional Enrique Ochoa en donde el ex secretario de Gobierno y ex presidente municipal de Solidaridad pone lo puntos sobre las íes y expresa el sentir de varios tricolores.

 

Gabriel Mendicuti pide a Enrique Ochoa Reza que intervenga para que en el tricolor de Quintana Roo hayan,  “cambios vigorosos de actitud y emprender acciones para relanzar la competitividad política del partido”.

 

Refiere que  “está convencido que se ha perdido el más valioso tiempo para la reorganización, el reagrupamiento y relanzamiento de partido”.  Cita los priístas estamos frustrados, molestos y decepcionados por el trato inaceptable que nos han dispensado las dirigencias de nuestro partido, desde el periodo previo a la elección”.

 

Así clarito como es Gabriel Mendicuti sacude el avispero del tricolor en donde o se refuerzan las estrategias o se hunde el barco, da su último aviso el experimentado político en donde se le ve como una opción para dirigir los destinos del partido o al rato que se vaya a otro instituto político no se quejen bien dicen por ahí que -el que avisa no traiciona-.

 

Así a casi un año de las elecciones vemos que Gabriel Mendicuti empieza a ponerle sabor al caldo de 2018, en donde es de esperarse reaccionen en su partido y se logren realmente acuerdos para la sobrevivencia del tricolor.

 

Ya también voces oportunistas como las del ex gobernador Mario Villanueva Madrid que apenas hace un año apostaba todo a Carlos Joaquin y al ver que a su gente no les dieron las posiciones que deseaban ahora resulta ser que dice que en 2018 el PRI tiene como y con qué, prueba fehaciente de que la pepena política está fuerte pero esa es otra historia.

 

Bien mis cinco lectores ahora si los tricolores tienen tema, y es sumar sumar o perder perder, ya Gabriel Mendicuti tomó la palabra ahora bien Raymundo King de la Rosa demuestra su capacidad calmando las aguas y haciendo que el barco zarpe ahora si en la anhelada unidad o al rato no haya queja que el tricolor no gane ni regidurías.

 

Y no perdamos de vista mis cinco lectores que el jefe político del Estado es decir el gobernador Carlos Joaquín González, al sol de hoy no tiene partido político pero eso no quita que él tenga estrategias políticas puestas en el tricolor ya que su hechura es priísta.

 

Favor de no olvidar este detalle, ya que visto está que el panismo o el perredismo no son una opción real como partido menos para el futuro y a quien incline su apoyo del mandatario,  quien sin duda está creando un nuevo grupo y clase política habrá que ver en que partido militarán estos joaquinistas igual y en varios y el mandatario apueste por personas no por colores atentos estemos.

 

CURVA PELIGROSA…

 

Enviamos una afectuosa felicitación a Luis Fímbres Díaz quien este miércolesestá de manteles largos cumpliendo un año más de vida, al apreciado hombre de medios deseamos lo mejor hoy y siempre.

 

Y recuerden… Esto es Sólo para Informad@s, si ustedes no estuvieran ahí leyendo yo no estaría aquí escribiendo, y si ser Malix el Huso Horario el Whats App, la CFE, los trolles y  Donald Trump nos lo permiten nos leemos pronto dios mediante pero que sea Xlalibre 

Written by Joaquin Quiroz